Shock como arma de desmoronamiento social.

 

Image

 

La “doctrina del shock” de Naomi Klein, muestra de manera general que las ansias de poder del ser humano no tienen límites. Lo que empezó como un experimento mediante electro choques a un sujeto con la finalidad de paliar un trastorno mental, se extiende hasta la CÍA como medio útil para provocar la desviación de la personalidad de un determinado individuo encaminado a perder la capacidad de decisión, desubicado y vulnerable. Se trata de provocar en las mentes un momento de shock: durante unos segundos, un individuo en estado de shock no es consciente de las acciones que tomará, no es consciente de sus propios deseos, así como tampoco es consciente de actuar de un determinado modo si es llamado a obedecer por un sujeto ajeno, y más aún si ha perdido la seguridad y la confianza en sí mismo, se fiará antes de alguien externo que de él mismo y más aún si esa persona ajena es un líder carismático que garantiza el bienestar y la resolución tras la situación en la cual se ha producido el momento de shock; una persona en estado de shock es invadida principalmente por el miedo, y ante esto, el individuo identificará cualquier cosa como mejor antes que el propio estado de shock en que se encuentra, y antes que le haya dado tiempo a pensar, pasa directamente a la boca del lobo, agazapado, como un niño que busca la protección de sus padres.

Un acontecimiento parecido ocurrió con el experimento MK-ULTRA, experimento que comenzó siendo de índole secreta, llevado a cabo por el gobierno central de EEUU y que posteriormente la CÍA terminó reconociendo; se trataba de administrar una dosis de una variación de LSD y otros psicotrópicos para ver la reacción en los individuos y poder cambiar en ellos ciertas conductas, así como introducir en sus mentes determinadas ideas para que el resultado final fuese obtener personas totalmente diferentes con perfiles de personalidad trastornada.

Tras ver las imágenes que nos muestra el documental, en las cuales se observa a los sujetos sometidos al electro choque, se nos hace desgraciadamente irreal la cita de Unamuno: “no hay fuerza humana que pueda esclavizar al hombre, libre de pensar bajo las cadenas”.

Utilizar a los individuos a merced de la apetencia de unos pocos que gobiernan el mundo, una manera de esclavitud nunca antes imaginada. En base a las luchas de poder de que nos habla Nietzsche en “la genealogía de la moral”, entendemos ahora la manera en que aquel que controla el poder sobre otros individuos se cree en condiciones de hacer cualquier cosa, se vanagloria y se regodea en la satisfacción de verse con autoridad sobre los demás individuos, porque no es más que una necesidad de aumentar su propia estima considerablemente, aunque, por supuesto, el primordial objetivo es la obtención de poder identificado con el plano económico.

No es sino la predisposición por parte de los gobernantes y de aquellos que manejan los hilos y las elucubraciones respecto al control y manipulación lo que les está alentando a crear una sociedad de sumisos, de personas sin criterio propio ni deseo de estar en condiciones de adoptar una actitud crítica; crear marionetas manejadas por los hilos del capitalismo.

“Es notorio que ha existido, según se dice, un autómata construido de tal

manera que resultaba capaz de replicar a cada jugada de un ajedrecista con otra

jugada contraria que le aseguraba ganar la partida. Un muñeco trajeado a la

turca, en la boca una pipa de narguile, se sentaba a tablero apoyado sobre una

mesa espaciosa. Un sistema de espejos despertaba la ilusión de que esta mesa

era transparente por todos sus lados. En realidad se sentaba dentro un enano

jorobado que era un maestro en el juego del ajedrez y que guiaba mediante

hilos la mano del muñeco”.

Si tomamos este fragmento de Walter Benjamin como equivalente para referirnos al capitalismo actual, este siempre terminara ganado contra todo aquel que le haga frente.

 

Esther Gutiérrez Díaz.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: